¡¡Lagarto Dientes de Tiburón!! esa es la traducción de Carcharodontosaurus en latín ¡imagínate!, tenía los dientes serrados igual que los tiburones y muy largos. Éste impresionante animal se paseaba por la Tierra hace unos 100 millones de años, durante el periodo Cretácico, el último periodo de la vida de los dinosaurios. Vivía al norte de África y como podéis imaginar, era carnívoro. Con 13 metros de largo y 15 toneladas de peso, fue uno de los dinosaurios más grandes que se han conocido hasta ahora. Era ligeramente más pequeño que el gigantesco Spinosaurus y le sacaba la cabeza al Tiranosaurio.Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (2) Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (3) Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (4) Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (5)

Era un cabezón, literalmente, el cráneo alcanzaba los 1,60 metros de largo. Los expertos creen que andaba a la gresca con otro monstruito de la época, el Spinosaurus, piensan que luchaban por el territorio. Charles Depérter y J. Savornin lo descubrieron en África en 1927 y lo llamaron Megalosaurus por el tamaño que tenía, pero más adelante le cambiaron el nombre a Carcharodontosaurus. Como pasó con otros fósiles de dinosaurios encontrados, los primeros de éste gigante se perdieron en un bombardeo de la 2ª Guerra Mundial, dado que lo tenían en Alemania para su estudio. En 1996 descubrieron la segunda especie de éste dinosaurio, diferente al primero, no se han encontrado más especies por lo que se cree que sólo hubieron dos.Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (1) Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (2) Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (3)

No sólo era peligrosísimo por sus impresionantes mandíbulas y sus dientes, sus garras ejercían una presión terrible sobre sus presas (casi tres toneladas y media de fuerza) por lo que una vez que los sujetaban, no había salvación posible. Además de éstas armas, disponía de la posibilidad de alcanzar los 30 km/h, no era excesiva la velocidad, pero lo suficiente para conseguir su propósito, cazar grandes presas; su vista era excelente, así veía a su presa desde lejos y podía prepararse para atraparla. Al parecer, según los estudios científicos, se cree que golpeaba a sus presas contundentemente dejándolas sorprendidas, inmediatamente después les mordía para que no tuvieran forma de escapar.Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (1) Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios-fotosdelanaturaleza.es (2)Carcharodontosaurus-el-Cazador-dinosaurios.top

Compartir: